Adversidad vs Felicidad.

blogadversidadfelicidad.png

Quisiera compartir con ustedes una reflexión de mis años de hospital…

Conforme el tiempo iba pasando, las difíciles circunstancias que estaba viviendo se hicieron rutina.

Por increíble que parezca, sí, así fue. Me acostumbre a la adversidad.

Aquellas tareas que alguna vez eran simples, como desayunar, vestirse, bañarse, etc. y que se habían convertido en un infierno por la parálisis, se volvieron rutinarias. Empecé a vivir una “normalidad” infernal. La adversidad era ya mi inseparable compañera.

El tiempo, la rutina, la aceptación no solo me hicieron acostumbrarme a las dificultades sino que también fueron disminuyendo la carga emocional que éstas implicaban. El peso de hacerlas fue disminuyendo, la costumbre se impuso, el humor cambio, la recuperación anímica se empezó a dar y poco a poco la alegría empezó a llegar. El camino a la felicidad estaba siendo recorrido, paso a paso, centímetro a centímetro. Llegó el día que se terminó de recorrer el trayecto amargo y se había llegado a la felicidad. Así fue.

Hoy, muchos años después, veo con mucha claridad la diferencia entre vivir una adversidad y ser feliz.

La adversidad es un estado circunstancial, la felicidad es un estado anímico.

Mientras que la adversidad es algo que “sucede”, la felicidad es algo que “decides”.

La adversidad y la felicidad no son mutuamente excluyentes.

La adversidad no cancela la felicidad. Simplemente demanda de nosotros más coraje, más determinación, más carácter para tomar la determinación de ser feliz. Que quede claro, la responsabilidad de ser feliz, sigue y seguirá siendo nuestras, en cualquier circunstancia, adversa o plena. 

Un fuerte abrazo.

Mostrando 1 reacción

Por favor, revisa tu email y activa tu cuenta.
  • published this page in Reflexiones 2015-07-19 20:34:02 -0500

¿Deseas recibir actualizaciones?